El pueblo

Un poco de historia

Tobía

© Vídeo: Inventario del Folclore de La Rioja, Gobierno de La Rioja.
www.culturaderioja.org/inventario

La primera cita documental de Tobía data del año 1014, al donar entonces la villa de Colia – situada entre “Tubía” y Matute – el rey don Sancho el Mayor al Monasterio de San Millán de la Cogolla. Seis años después, en 1020, el mismo monarca ratificaba la cesión del Monasterio de San Cristóbal de Tobía al de San Millán.

El 28 de Mayo de 1040 se inscribía la villa -en la escritura de arras otorgada por el rey García el de Nájera a su esposa doña Estefanía- entre las poblaciones cedidas a la reina.

En el año 1137 regalaba Alfonso VII al Monasterio de Santa María de Nájera, la iglesia de Tobía.

Villa de realengo con alcalde ordinario, formó parte de la provincia de Burgos hasta la creación de la provincia de Logroño por Real Decreto de 30 de noviembre de 1833.

La localidad también cuenta con vestigios de épocas anteriores: restos de poblados prehistóricos en la parte alta de la Peña Tobía y restos de muro romano junto al cementerio.

La población ha ido descendiendo paulatinamente pasando de los 171 habitantes con los que contaba en el año 1900, a los 81 habitantes que posee actualmente y que durante los meses veraniegos aumentan hasta los 150.

Tobía es un pueblo básicamente ganadero, con cría de ovejas y vacas de monte. El cereal cubre una superficie mínima, y los huertos destinan su producción al consumo familiar.

Todavía quedan vestigios de la actividad industrial que Tobía tuvo en su día. Así podemos observar en el paraje “la fábrica”, los restos de una antigua serrería, y en el paraje “la ferrería” restos de una antigua fundición de hierro, mineral que se extraía de la “mina del río” y de la  “mina del fresno” ambas situadas en el Valle de Tobía. Hoy en día se puede observar la boca de entrada a las mismas.

Una fuente de ingresos en las arcas municipales son los aprovechamientos forestales estrictamente controlados en los montes públicos.

Parte de la población activa se desplaza diariamente a diversas empresas de Baños de Río Tobía, Nájera y Logroño.

De interés

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles
Fachada de la iglesia de Tobía
Interior de la iglesia de Tobía

Entre sus monumentos destaca la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles, en el centro del pueblo. Es un edificio de notables proporciones. Construida en sillarejo y sillería. Ingreso de medio punto bajo pórtico orientado al sur. En los muros, esbeltos contrafuertes. Torre de sección cuadrada, formada por dos cuerpos.

La fuente
Fuente de Tobía

La fuente, de piedra, presenta un pilón cuadrado, con una columna también cuadrada de la que emergen dos caños. Está dotada de un ingenioso desagüe-bebedero. A pesar de que el agua no está clorada es muy apreciada por sus vecinos y por muchos de los que nos visitan. Es un agua cristalina y fría en cualquier época del año.

El Roble de las Once
Roble de las Once, Tobía

El Roble de las Once se encuentra al pie de la Peña Tobía, frente al pueblo, dirección sur. Es un árbol excepcional por su tamaño y vinculación con la historia del pueblo. Actualmente mide mas de 3,5 metros de perímetro. Su altura sobrepasa los 20 metros. Pertenece a la especie Quercus faginea.
Su nombre se debe a que a las once de la mañana empieza a dar el Sol en las ramas mas altas. De esta forma cuando se trillaba en las eras del pueblo se sabía cuando era esa hora.
Desde el año 1979 se viene celebrando en las fiestas de Acción de Gracias la tradicional subida al Roble de las Once. Tras una dura ascensión por la ladera que conduce al roble, el ganador obtiene como trofeo un preciado jamón.
En enero de 2005 la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno de La Rioja, seleccionó el Roble de las Once como uno de los árboles singulares de La Rioja.


Zona recreativa en El Rajao

El Hayedo de Tobía

En Valle de Tobía se extiende el hayedo más extenso y hermoso de la Comunidad. También se puede apreciar grandes manchas de roble rebollo, pinos repoblados, abedules y álamos. Un fácil itinerario permite al visitante recorrer esta variada masa forestal, bajo el horizonte de los Pancrudos, y observar especies faunísticas de tanto interés como el agateador norteño, el lagarto verde o el lirón gris. Frecuentan el abrigo del arbolado el jabalí, el corzo, el zorro y el ciervo.


El lavadero
Lavadero de Tobía

El lavadero se conserva en perfecto estado. Consta de dos módulos. Uno de ellos se utilizaba para el enjabonado y lavado y el otro para el aclarado de la ropa.

La Fuente Manantona
Fuente Manantona, Tobía

Situada en una especie de cueva, al otro lado del río Tobía, al pie de la ladera que conduce a la Peña Tobía. Mana agua durante todo el año, no es potable y sale muy fría. Hay un antiguo lavadero a nivel del suelo. En sus proximidades se puede disfrutar de una bonita área recreativa, rodeada de fresnos, cerezos y nogales.

Bar Deli
Bar Deli, Tobía

Se sitúa en la calle principal de la localidad, lugar de encuentro y de tertulia donde poder disfrutar de una buena compañía. Desde su terraza podrás gozar de unas impresionantes vistas de la Peña Tobía y del majestuoso vuelo de los buitres leonados que en ella anidan.

Menú